domingo, 19 de mayo de 2013



Relaciones entrenadores-deportistas y motivación en el deporte infantil y juvenil


En los últimos años muchos psicólogos y entrenador coinciden en que el factor motivación ejerce una gran importancia en el factor participación de los jóvenes en el deporte. (Cruz, 1987; Martens, 1987, 1990; Thill, 1989; ValIerand, 1993; Weinberg y Gould, 1995; Weiss y Cahumeton, 1992; Weiss, 1995). Para introducir el tema y contextualizarlo un poco mejor teóricamente, queremos explicar la perspectiva teórica de Deci y Ryan la cual concreta dos teorías: la teoría de la evaluación cognitiva, la cual propone que cualquier situación que afecte a la necesidad que tiene el ser humano por sentirse competente y útil dentro de su entrono, afectará de forma casi segura a su motivación, y la teoría de la autodertiminacion, este término hace referencia al sentimiento de libertad con el cual se expresa un comportamiento y a la existencia de diferentes tipos de motivación. Los diferentes tipos de motivación a los cuales se refieren Deci y Ryan son: motivación intrínseca, extrínseca y amotivación.


En el contexto deportivo podemos encontrar muchas variables susceptibles a influir en las percepciones de competencia y autodeterminación. Nos referiremos específicamente a las variables de posibilidades de elección, retroalimentaciones variables y el estilo interpersonal de los entrenadores.


En las posibilidades de elección, un estudio demostró que el integrar e involucrar a los participantes en la toma de decisiones de su desarrollo cognitivo o físico, provocaba un reforzamiento en el sentimiento de autodeterminación y por consiguiente de la motivación intrínseca hacia la tarea por parte de los participantes. 


Según Goudas, Biddle, Fox y Underwood (1995), un estilo de enseñanza que tenga en cuenta e imparta diferentes posibilidades de elección induciendo al alumno a que encuentre su ritmo de aprendizaje, fomentando así la motivación intrínseca nuevamente. Las retroacciones verbales (feedback) positivas realzan las percepciones de competencia que posee el participante en una tarea dada y por consiguiente la respectiva motivación intrínseca que se produce, mientras que las retroacciones negativas producen un efecto contrario.


El estilo interpersonal de los entrenadores y sus consecuencias motivaciones son tomados muy en cuenta en el contexto deportivo motivacional. Diferentes estudios confirman que el papel del entrenador es vital, así pues Vallerand, 1993 realizó un estudio donde se mostraran el motivo del abandono deportivo. Los resultados fueron que percibían que su entrenador era o tenía un estilo muy autoritario y que no fomentaba su autonomía. Se consideraban menos competentes como nadadores y por consiguiente presentaban un perfil motivacional menos autodeterminada que los nadadores que querían seguir nadando.


En el segundo estudio Pelletier, Fortier, Vallerand, Tuson, Briére y Blais (1994) encuestaron a deportistas sobre la implicación que del entrenador y su estilo de liderazgo. Los resultados  fueron que cuanto más percibían los deportistas la emisión por parte de sus entrenadores de ciertos tipos de conductas positivas, más elevada eran sus percepciones de competencia y más autodeterminada era  su motivación. Las categorías conductuales mas relevantes que poseen los entrenadores son: el estimulo a la autonomía del deportista y el feedback positivo de competencia.


Finalmente en el tercer estudio realizado por Black y Weiss (1992) interrelacionaron las percepciones de competencia y la motivación intrínseca de diferentes deportistas y sus percepciones de los feedbacks emitidos por sus entrenadores. Los resultados mostraron que los entrenadores que realizaban más y mejores feedbacks, sus deportistas mejoraban su motivación intrínseca.


Mediante estos estudios podemos concluir que el entrenador y su respuesta ante los estímulos y ejercicios de los deportistas tienen un papel importantísimo en lo que a su motivación se refiere.


Así pues y como conclusión, podemos decir que las conducta interpersonales de los entrenadores en los entrenamientos puede ser considerada una variable más que motive o desmotive a los deportistas. Los feedbacks continuos, las tomas de decisiones sobre sus entrenamientos y competiciones favorece su percepción de competencia en la tarea y autodeterminación, percepciones que aunadas favorecen la motivación intrínseca y las consecuencias beneficiosas de la misma. Aunque, también podemos observar que las actitudes demasiado imperativas para el mejor comportamiento del deportista o la presión pre-competición y en competición son factores desmotivantes que afectan de igual modo o incluso en mayor medida a los deportistas, instigándolos muchas veces al abandono deportivo.


Como opinión personal, creemos que este tipo de situaciones viene supedita a la falta de formación de muchos entrenadores en lo que psicología deportiva se refiere, el apoyo del entrenador (figura principal en edades tempranas en el rendimiento deportivo) es vital, pues muchas veces representa tu mayor apoyo en situaciones de estrés, ya que el deporte es someter al cuerpo y la mente a un estrés al cual se debe adaptar y más si añadimos un factor competitivo. ¿Podría mejorar la adhesión deportiva de los deportistas jóvenes si los entrenadores tuvieran una mejor formación en lo que a estrategias y comportamientos motivamente se refiere? Nosotros creemos que sí y pensamos que el articulo anteriormente explicado nos da las bases de esta creencia.






Referencias bibliográficas:


·         García, E., Relaciones entrenadores-deportistas y motivación en el deporte infantil y juvenil.   Apunts: Educación física y deportesNº 48, 1997 , págs. 104-108.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada